FILOSOFIA
JÜRGEN HABERMAS
INVESTIGACIÓ BIOÈTICA

NOTÍCIES

CLONACIÓN

Fractura política en Italia por el referéndum sobre la ley de fecundación asistida

Izquierda y derecha sufren divisiones internas con igual crudeza ante el llamamiento de la Iglesia católica a la abstención

MARÍA-PAZ LÓPEZ - 08/06/2005 La Vanguardia
Corresponsal ROMA

El referéndum en Italia sobre la polémica ley de fecundación asistida, que se celebrará los próximos días 12 y 13, divide con igual crudeza a Gobierno y oposición, que registran sendas fracturas internas no sólo entre los partidarios de que la ley se cambie y los que prefieren que se quede como está. El enfrentamiento más encendido se da entre quienes escucharán el llamamiento de los obispos italianos a la abstención -para evitar así que haya el quórum suficiente para que la consulta sea válida-, y los que acusan a la Iglesia católica de injerencia en los asuntos de Italia, y sostienen que los católicos deberían defender su postura yendo a votar.

En el Gobierno de coalición de centroderecha coexisten unos pocos que votarán por que la ley sea modificada -como el ministro de Exteriores, Gianfranco Fini, y la ministra de Igualdad de Oportunidades, Stefania Prestigiacomo-, con los defensores de la abstención, como el ministro de Relaciones con el Parlamento, Carlo Giovanardi. Los presidentes de la Cámara de Diputados, Pierferdinando Casini, y del Senado, Marcello Pera, han dicho públicamente que se abstendrán. El primer ministro, Silvio Berlusconi, no ha revelado qué votará, ni siquiera si irá a votar, pero su esposa, Veronica Lario, ha hecho saber que votará por un cambio en la ley.

Según el texto, aprobado el año pasado, se permite la fecundación asistida sólo a parejas, sin posibilidad de recurrir a donantes, y con la prohibición de congelar los embriones y de analizarlos antes de implantarlos en el útero. Los promotores del referéndum llaman a votar por que se cambie la ley arguyendo, entre otras cosas, que frena la investigación, y que no es compatible con la ley del aborto (no se puede verificar si los embriones están bien antes de implantarlos, pero se puede abortar al quinto mes si el feto sufre malformaciones). El Partido Radical y varios líderes del centroizquierda consideran que el objetivo a largo plazo de los abstencionistas y de la Iglesia católica es la derogación de la ley del aborto debido a esa posible incompatibilidad. El Papa hizo el lunes otra alusión a "la intangibilidad de la vida humana desde la concepción hasta su fin natural".

El líder de la oposición, Romano Prodi, ha anunciado que, "como católico adulto", irá a votar, pero no ha dicho qué. Francesco Rutelli, dirigente de La Margarita (moderados), se abstendrá, y Piero Fassino, secretario de Demócratas de Izquierda, votará sí a cambiar la ley.