FILOSOFÍA
JÜRGEN HABERMAS
INVESTIGACIÓN BIOÉTICA

FILOSOFÍA

Margarita Boladeras propone el reconocimiento recíproco y la redistribución de la riqueza como fundamento de una ética contemporánea

Por Núria Reguero. Redacción
23/03/2007
La catedrática Margarita Boladeras analiza los conceptos el reconocimiento recíproco y redistribución económica como fundamento de la ética contemporánea en el I Congreso Catalán de Filosofía organizado por el Institut d'Estudis Catalans del 21 al 23 de marzo.

Uno de los retos del estadio de internacionalización económica actual es la conciliación entre las reivindicaciones para reducir la desigualdad económica y el derecho al reconocimiento de la diferencia. Partiendo de este escenario, la profesora de Filosofía moral y política de la Universidad de Barcelona conjugó las teorías sobre el reconocimiento de Axel Honneth y de la redistribución de la riqueza de Nancy Frezer como propuesta para la construcción de una ética contemporánea.
En palabras de la catedrática, para Axel Honneth reconocer el otro es el fundamento básico para la construcción de una ética contemporánea y para una justificación de las normas establecidas por la sociedad. La ética del reconocimiento recíproco que propone el intelectual parte de la reflexión sobre los conflictos sociales desde la teoría social crítica.

Boladeras sistematizó los modelos de reconocimiento establecidos por Honneth, el primero del cuales se da en el plano afectivo y lo constituyen las experiencias de las relaciones primarias. Una de las premisas que permite elucidar este modelo es que "los sujetos tienen también conciencia de ellos mismos en función de lo que representan para los otros".

El reconocimiento mutuo también se da en el ámbito de derecho y lo constituyen las experiencias de las relaciones de intereses, que son generalizables a las relaciones ciudadanas en general. Estas relaciones implican el ejercicio de una responsabilidad social en los desequilibrios producidos por los privilegios de unos grupos y las discriminaciones de otros.

En lo que concierne al ámbito social, Honnet teoriza que el reconocimiento de la diferencia de los individuos depende de los contextos culturales e implica relaciones de solidaridad en la medida en que los valores compartidos permiten el reconocimiento del uno en el otro.

La redistribución como camino hacia el reconocimiento recíproco
Boladeras complementa las teorías de Honneth con las de Nancy Frazer, la cual considera que las luchas para el reconocimiento de la diferencia están desplazando las luchas para la redistribución socioeconómica como forma de responder a los problemas actuales de la justicia: "La construcción de una ética contemporánea no sólo requiere el derecho a la diferencia cultural y a la igualdad social sino también políticas de redistribución y la defensa de la identidad en relación a la igualdad social".

Margarita Boladeras también toma en consideración las teorías sobre la estructura social de clases de Frazer como fuente de los conflictos de la sociedad ya que implica la negación de determinados miembros al ubicarlos a un nivel inferior. Para Frazer, el reconocimiento de las minorías pasa por la ampliación de la inclusión y la participación democrática.

Así, dado que la injusticia se manifiesta en términos materiales y simbólicos, como por ejemplo la dominación cultural, la filósofa plantea como salida el camino intermedio entre la redistribución socio económica como forma de desdiferenciación e igualdad, y el reconocimiento, que supone la valoración de la singularidad: "El balance entre estas dos posibilidades es necesario para definir un nuevo marco de la justicia en este ámbito".