FILOSOFÍA
JÜRGEN HABERMAS
INVESTIGACIÓN BIOÉTICA

NOTICIAS

LA ÉTICA Y LOS ANIMALES

Acoso a la experimentación animal
Científicos británicos defienden las granjas de cobayas tras imponer un cierre los ecologistas radicales

El propietario de una granja de cobayas en Inglaterra tira la toalla tras ser 'secuestrado' el cadáver de su suegra

LA VANGUARDIA - 26/08/2005
Reuters. LONDRES

Gran Bretaña discute de manera acalorada sobre la experimentación con animales en laboratorio. Pero este debate hace tiempo que se salió de sus cauces normales con la irrupción de grupos radicales de defensores de los animales que han llevado a cabo campañas de acoso y hostigamiento contra algunas de las granjas en las que se crían las cobayas, con la intención de disuadir a los granjeros y demás promotores de esta actividad.

El punto culminante de esta polémica ha sido el anuncio del cierre - efectuado el martes- de una granja que proporcionaba conejillos de indias para la experimentación. Fue la claudicación final después de seis años de una contundente campaña de asedio llevada a cabo por grupos partidarios de la liberación animal contra los propietarios y trabajadores de la empresa.

John y Christopher Hall, propietarios de Darley Oaks, en Newchurch, han tirado la toalla y han decidido volver a tener una granja tradicioal. Antes han sufrido una pesadilla: pintadas en sus casas, rotura de cristales de sus coches, amenazas de muerte contra sus empleados... Pero fue la profanación de la tumba de la suegra de Christopher, Gladys Hammond, fallecida a los 82 años, la ofensa que quebró la capacidad de resistencia de los Hall. Los restos mortales de la anciana fueron robados en octubre del 2003 y desde entonces no han sido devueltos. Los activistas advirtieron de que sólo los retornarían si la granja cesaba su actividad.

Sin embargo, la sociedad británica ha empezado a reaccionar. El Parlamento y la comunidad científica británica han considerado "una victoria del terrorismo y el extremismo" el anuncio del referido cierre. Más de 500 científicos han dado esta semana la cara y han hecho frente a la violencia en las granjas de experimentación animal. La Sociedad para la Defensa de la Investigación señala que la situación creada pone en jaque algunos de los más importantes avances científicos en el campo médico. No sólo tres premios Nobel, sino también 190 miembros de las principales sociedades científicas del país y más de 250 profesores de Universidad han apoyado el escrito, en el que juzgan "vital" investigar con cobayas.

Los científicos avalan la reducción del uso de animales, pero estiman que tal objetivo no siempre es realizable. En las actuales condiciones, sin la investigación con animales "no habría progreso, ni curas para muchos dolores y enfermedades, tanto en los mismos animales como en personas". La experimentación con conejillos ha sido clave para 23 premios Nobel de medicina. Los animales de Darley Oaks estaban destinados al desarrollo de tratamientos antiasma y otras enfermedades respiratorias.

El Ministerio de Industria deploró también todo lo que está ocurriendo. "Es totalmente inaceptable que una pequeña minoría de extremistas de los derechos de los animales pueda organizar una campaña de intimidación en un intento de evitar que individuos y empresas desarrollen sus legales y legítimos negocios", afirmó.

La campaña de acoso contra Darley Oaks también fue criticada por el comité de ciencia y tecnología del Parlamento. Su presidente, Ian Gibson, reclamó al Gobierno que tome más medidas para perseguir las coacciones que sufren las firmas del sector. Ya a comienzos de año el Gobierno aprobó planes para defender a empresarios y trabajadores de las intimidaciones.