FILOSOFÍA
JÜRGEN HABERMAS
INVESTIGACIÓN BIOÉTICA

NOTICIAS

El Congreso aprueba la ley que permite la selección genética de embriones con fines terapéuticos
11/05/2006 Madrid. (Agencias)

El Congreso de los Diputados aprobó hoy definitivamente la ley de reproducción asistida que permite la selección genética de embriones con fines terapéuticos para terceras personas, al tiempo que prohíbe la clonación de seres humanos con fines reproductivos.

Esta selección genética supone que las células de niños sanos nacidos mediante reproducción asistida podrán trasplantarse a otros, por ejemplo a un hermano, para salvar su vida, sin daño alguno para el donante.

Los socialistas consiguieron el apoyo de todos los grupos para rechazar el grueso de las enmiendas que hace 15 días el PP introdujo en el trámite del Senado, provocando un cambio profundo en la filosofía de esta norma, que hoy volvió a recuperar el núcleo fundamental del proyecto inicial.

La nueva ley de reproducción asistida generaliza la posibilidad de investigar con los preembriones sobrantes, cuyo número se desconoce actualmente.

Pero será la mujer o la pareja quienes decidan si quieren que se destinen a la investigación; preservarlos para su propia utilidad en el futuro; donarlos a otra pareja, o pedir el cese de su conservación.

La norma fija además de forma pormenorizada las condiciones de aplicación de las técnicas de reproducción asistida, la donación gratuita y confidencial de gametos (óvulos y espermatozoides) y mantiene la prohibición de las madres de alquiler, entre otros aspectos.

El texto tiene como principal novedad la inclusión de técnicas de diagnóstico preimplantacional con fines terapéuticos para terceros, lo que podrá permitir a aquellos padres con un hijo enfermo concebir un hijo sano que pueda curar o salvar la vida del primero.

Entre las condiciones que deberán cumplirse para aplicar las distintas técnicas de reproducción asistida y que sólo podrán utilizarse cuando haya posibilidades razonables de éxito, se citan el que no haya riesgo grave para la salud de la mujer o la posible descendencia, y siempre que se dé la previa aceptación libre y consciente por parte de la mujer.

En el caso de la fecundación 'in vitro' y técnicas afines sólo se autorizará la transferencia de un máximo de tres preembriones en cada mujer y en cada ciclo reproductivo, pero se elimina la actual limitación de tres ovocitos a fecundar en cada ciclo reproductivo.

El número necesario de ovocitos a fecundar para lograr que la mujer se quede embarazada con el menor dolor posible se deja a criterio médico.

En cuanto a la donación de gametos y preembriones, la norma que sustituirá a la del 2003 aprobada con el Gobierno del PP, establece que debe ser gratuito, formal y confidencial entre el donante y el centro autorizado, garantizándose la confidencialidad de los datos.

Sobre el donante, éste deberá tener más de 18 años y plena capacidad de obrar y el número máximo autorizado de hijos nacidos de gametos de un mismo donante no deberá ser superior a seis. En cuanto a las usuarias, el texto recoge que las mujeres mayores de 18 años y con plena capacidad de obrar podrán ser receptoras o usuarias de estos tratamientos.

En relación a la crioconservación e investigación, el texto dice que el semen podrá crioconservarse en bancos de gametos autorizados durante la vida del donante.