FILOSOFÍA
JÜRGEN HABERMAS
INVESTIGACIÓN BIOÉTICA

NOTICIAS

HABERMAS

Habermas abre en Granada un congreso de Filosofía del Derecho y Social
El pensador dice que el terrorismo no se combate con la guerra

EFE, Granada
El filósofo alemán Jürgen Habermas advirtió ayer de que el “grave daño” que causa el terrorismo internacional no puede combatirse de forma efectiva con los instrumentos clásicos de la guerra entre Estados ni con la superioridad militar de una superpotencia que actúa unilateralmente.
Habermas inauguró en Granada el XXII Congreso Mundial de Filosofía del Derecho y Filosofía Social.

El pensador alemán consideró que “sólo la coordinación efectiva de los servicios de inteligencia, las fuerzas policiales, y la justicia penal, junto a la supervisión de las operaciones financieras de los criminales, servirán para golpear la logística del adversario”.

Además, habría que combinar la modernización social con el diálogo autocrítico entre culturas, porque esto haría que se “tambaleasen los cimientos del terrorismo”, señaló el Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales.

En opinión del filósofo, estos medios son “más asequibles” para la comunidad internacional “horizontalmente vinculada y obligada a cooperar”, que el “unilateralismo de una gran potencia que instrumentaliza o hace caso omiso del Derecho Internacional”.

Para Habermas, los conflictos entre culturas y entre grandes religiones ya no se pueden controlar con medios militares, “al igual que las crisis de los mercados mundiales no pueden controlarse con medios administrativos”. Apuntó que un Gobierno que tiene que decidir por sí solo en temas de autodefensa, intervenciones humanitarias o tribunales internacionales “no podrá jamás garantizar que separa su intereses nacionales de los intereses universales que podría compartir con el resto de naciones”.

Respecto a la actuación de la ONU, Habermas apuntó que el “criterio vergonzoso” del Consejo de Seguridad a la hora de determinar y actuar en situaciones específicas “revela la primacía que la comunidad internacional concede a los intereses nacionales en sus obligaciones mundiales”.

Señaló que la ONUdebe hacer frente, cada vez con más frecuencia, a un nuevo tipo de violencia, al que denominó “violencia privatizada”, que ya no está vinculada a las fuerzas armadas de un Estado y que, por lo tanto, no se puede combatir de la misma manera que se hacía frente a los desafíos de los “Estados criminales”.

Ante esta situación tan confusa, reflexionó Habermas, habría que preguntarse si aún se puede mantener la esperanza en que los “avances de la constitucionalización del Derecho Internacional hayan adquirido una dinámica imparable o si esta situación ha marcado el comienzo del fin del proyecto de canalización jurídica de las relaciones internacionales”.

“Es evidente la debilidad de una organización como la ONU, que necesita ser reformada”, dijo Habermas, quien añadió que las nuevas formas de “violencia privatizada” exigen acciones constructivas “urgentes” de la comunidad internacional. En la inauguración del congreso también participaron el alcalde de Granada, José Torres Hurtado; el consejero andaluz de la Presidencia, Gaspar Zarrías, y el rector de la Universidad de Granada, David Aguilar, entre otros. Hasta el próximo domingo, cerca de mil expertos de analizarán los conceptos de Derecho y Justicia en la era de la globalización.